Origen del Ópalo

El Nombre proviene del sácrito “upala” que significa piedra preciosa  y de acuerdo con datos históricos, los ópalos de México fueron utilizados por el pueblo azteca para la elaboración de artículos ornamentales  y ceremoniales entre los años 1200 y 1519. Al ópalo se le conocía con el nombre vitzitziltecpal o “piedra colibrí”, en alusión  al parecido de la iridiscencia de la gema con la del plumaje del ave. Uno de los ópalos empleados por los aztecas conocido mundialmente con el nombre de dios del sol azteca, se supone que fue hallado en un templo en el siglo XVI, y después formo parte  de la colección de gemas de Hope. En 1881 se vendió al Museo de Historia  Natural de Chicago, para formar parte de la colección de gemas Tiffany.

© Copyright - Fireopals